PADRE 

(6/21/1947-7/20/2008)

                           

 

Que dolor tan grande siento al saber de tu partida,

muchas veces fueron las veces que te dije y te demostré

cuanto te amaba, solo Dios sabe el por que de las cosas.

Pero que fuerte se me hace el solo pensar que ya no estarás,

Quisiera fuera un sueño y nada mas.

 

Dios sabe lo que tú y yo eramos en su momento,

solo Dios sabe que nunca te fallé; como ese gran dia

el cual me hablaste en el hospital, me dijiste toda la verdad.

Verdad que de antemano sabía porque mi conciencia

siempre estaba tranquila.

 

Más me dolió porque me apartaste de mi hermana

aún sabiendo tú cuanto la amaba, sabiendo tú que

nada tuve que ver yo.Pues Padre Mio, me pediste perdón,

te perdoné y aunque el tiempo ya pasó,

que mas puedo decirte sino que te amo y te amaré

por una eternidad, pues el tiempo pasado ya no volverá.

 

Me duele saber que sabías que ese dia era tu despedida

y no me quisiste decir nada ni el porque, consiente tú

de lo que tenías como siempre, cayando otra ves,

solo me dijiste te amo hija mia, cuídate mucho

y a Eduardito también sin saber que tu voz

la escucharía por última vez.

 

Siempre fuíste la luz de mis ojos, siempre te amé,

pero Dios te llevó consigo, que más puedo hacer.

Fueron tantos los momentos que nos encontrabamos

y tantas cosas quería decirte también, pero era inútil

estabas cegado por la mentira y me dolia ver como

te apartabas de mi otra ves.

 

Me pediste que guardara el secreto del gran dia

el cual la verdad de tus labios salia,

pero como cayarlo si me apartaste de ti

y de lo más sagrado; mi hermana Kamila.

Que dolor tan grande tengo que en vida no pudiste

ser sincero pues fué mas fuerte la mentira que

el gran amor que siempre juraste tenerle a tu hija.

Todo en la vida se sabe pues cuando todo averigué

el tiempo me dió la razón, ya era tarde, pues

habías envenenado a muchos, la sangre.

Aún así me pedíste te perdonara

Pues te dije con lágrimas en mis ojos,

 

“Como no perdonarte, Papi si a pesar de todo eras

tú la gran ilusion de mi vida y lo más hermoso

que tenía ante mis ojos”.

 

Cierto fué, no gozaste de mi niñéz pero

siempre supe que me amabas pues así me lo expresabas,

aún en tus últimos dias me dijiste, Ivette si me pasa

algo quiero que sepas, que los quíze toda la vida

pues yo sin saber el porque de esas palabras, ni sabía

yo que presentías el dia de tu partida.

 

También me duele el que no hayas compartido

con mi hijo Eduardo pues era tu nieto y él

tampoco tenía culpa de lo que estaba sucediendo.

Ese era el mejor regalo que te había dado pero

parece que en su momento, más importaron las

cosas materiales que el verdadero amor de un

pequeño angel.

 

Mi corazón estalla de dolor el solo pensar

que te fuíste y no te pude expresar

todo el amor que aún en mi quedaba.

Independientemente de las cosas que sucedieron

fuíste un ser humano y el padre de 3 bellas criaturas.

Las cuales siempre te amaremos y te recordaremos

Para toda la vida.

Te fuíste de mi vida, pero quiero que sepas que sí ,

TE AMÉ

 

EN SILENCIO TODA LA VIDA.

Dios te bendiga Padre

 

Y

En Ti Acampen los Angeles