CARTA DE UN HIJO AUSENTE



Padre, te bendigo por haberme dado
tu enseñanza, tu ejemplo, tu amor
y el valor de continuar hacia
un mañana.  Te agradezco los momentos
en los cuales disfrutabamos los dos.

A veces Dios sabe porque suceden las cosas,
pero sólo te digo,
 siempre bendecido serás
por lo ejemplar que fuíste para mi
aunque fue corto mi andar,
siempre estuvistes ahí.

No estaré en cuerpo presente a tu lado
pero presente en ti siempre estaré.
Junto a ti camino todos los dias,
apegado a ti viviré aunque ya no esté,
pues mi espíritu permanecerá contigo
para así algún dia volvernos a ver.

Mas, si te digo en este dia tan maravilloso,
especial que mi orgullo hacia ti es grandioso,
que te quiero brindar mi paz
espiritual y que para siempre, en mi vivirás.

El pasado es recordar, el futuro soñar,
vive el presente porque aún te sigo queriendo
aunque esté ausente.
Esté o no en cuerpo presente es lo de menos.
No sufras por mi padre querido
que yo seguiré a tu lado cuidándote
y dándote cariño. Un cariño especial
ya que no te puedo tocar pero
siempre junto a ti he de estar.

Papá, por mi no sufras más,
pues he visto como me has llorado
pero ya no más porque a tu lado siempre
he de estar.

Gracias por tu apoyo, cariño, amistad,
pero más importante, por haberme
dado vida y haber compartido conmigo tantas
cosas lindas aunque corta fué la misma.

Dios te bendiga, papá querido, que en mi
siempre estarás. Te amo y te amaré
por una eternidad.

No importa cuantos quisieron
hacerme daño, no importa ya,
todo está hecho y nada podrá cambiar.
Ellos algún dia tendrán su juicio final,
no tendrán con que salvarse de toda maldad.

Pues yo siempre viviré en el paraiso soñado
esperando algún dia volver
a tenerte a mi lado. Poderte encontrar en esa
vida tan hermosa la cual siempre has soñado.

Papá, te amo y nunca te he de olvidar
pues fuíste lo más importante en mi vida,
me enseñaste lo hermoso que era la vida.
Papá, te amo, te amo de verdad.

PD. Tu hijo aunque ausente está "JUNIOR"
por siempre a tu lado he de estar.