SEÑOR DON NADIE

Realmente nada, así fué todo
tantas mentiras, tantos engaños,
falsos recuerdos, eso es todo lo que queda,
 lo que más no deseo.

Un hombre que realmente
no supo ser hombre para decir la verdad.
Un hombre creado, nacido para jugar.
Gran mentiroso al decir que me amabas
cuando realmente otro camino buscabas.

Llorando como un niño diciendo.
"No te vayas que sin ti esta vida es amarga",
menitras, puras patrañas.
Muchas han sido las que quizás
han pasado por lo mísmo.
Pero yo no, que no me debo a nadie,
solo me debo a mi Gran Dios.

Lo más que lamento es haberme enamorado
de un hombre que no era nada, solo vanidad.
Solo de él me queda la sombra de su pasado
ya que daño no me podrá hacer, jamás.

Se cree que soy una marioneta
la cual puede manejar y utilizar a su antojo,
que equivocado está, le falta mucho
por aprender de la vida;
que poca capacidad.

No sabe realmente lo que quiere,
que equivocada yo al fijarme
en este hombre tan indecente.

Señor, Don Nadie, que lástima me dá,
algún dia pagarás todo el daño
que me pudiste causar.

Realmente te has mutilado tu vida,
haz tronchado tu juventud, que pena,
no sabes valerte por tí mismo
ni dar felicidad.