Testigo

Si en mi larga vida no he hallado
la semilla que pueda
ser germinada con tu vida.

Si la vitamina que alimenta
la mísma nutriera todo esto
que llegó a mi  vida,
quizás en un mañana
abriría el pétalo de rosa más
hermoso que haya nacido
en esta vida.

Que penetre en mi la espina,
el capullo a punto de brotar
sea testigo de ésta gran alegría,
que irradie en todo mi ser
al haber llegado tú
a mi vida.